MOTORES TURBO VS. MOTORES ATMOSFÉRICOS.

Como siempre he dicho y he mantenido en este blog, me gusta compartir conocimientos básicos y fundamentales. Por eso en la entrada de esta semana quiero hablarte de los motores atmosféricos y los turboalimentados. No entraremos en grandes tecnicismos ni analizaremos de manera exhaustiva todas las variables, pero espero que después de leerlo te quede claro cómo funciona cada uno.

Motores atmosféricos.

Empezaremos por los atmosféricos o mejor dicho de aspiración natural. Este motor se caracteriza por la ausencia del turbo y necesita mucha mayor cilindrada para conseguir potencia. Una rápida explicación podría ser la siguiente: el aire que recibe el motor entra por la admisión a la presión atmosférica, de ahí que se le conozca como motor atmosférico. Su mayor potencia la desarrolla a un régimen alto de vueltas (rpm) y en bajas suele ser más suave. Siempre va a depender de la cilindrada que tenga, aunque en términos generales es así. Evidentemente no podemos comparar un utilitario atmosférico con un V8 atmosférico.

Pero si comparamos motores (turboalimentado y atmosférico) de similar cubicaje su homólogo con turbo siempre tendrá mejor respuesta desde bajas revoluciones.

Como he comentado, el motor atmosférico depende de la presión atmosférica y en consecuencia de la temperatura que tenga el aire que aspira en ese momento. El aire cuánto más frio siempre mejor. Ya que habrá más cantidad de oxígeno en la mezcla y conseguiremos una mejor combustión y una potencia optimizada. Por lo tanto un motor de aspiración natural notará más la diferencia de temperatura porque el aire entra al cilindro tal cual lo aspira la propia admisión.

Este motor también suele notar las grandes alturas respecto al nivel del mar, ya que a mayor altura menos oxígeno. Hablo de alturas significativas en dónde hay menos cantidad de oxígeno y que a su vez empieza a ser más fino. Ya sabéis, cuánto más oxígeno mejor para una combustión óptima. Quizá sea algo realmente poco apreciable y que sólo notaremos a grandes alturas.

Motor turboalimentado.

Los motores sobrealimentados o turbo tienen un elemento que no tiene el atmosférico: la turbina o turbocompresor. Este mecanismo, consigue mediante la turbina que la presión de admisión sea superior a la presión atmosférica (normalmente entre 0,5 bar o 1,5 bar). El motor ya no depende de la presión de la atmosfera, ni de si hace más frio o más calor. Además, con este sistema logramos disminuir la pérdida de rendimiento al trabajar a grandes alturas.

Su funcionamiento se basa en la salida de los gases de escape, que hace girar la turbina y al moverse su eje acciona un compresor que es por donde pasa el aire limpio y se comprime antes de su entrada al motor. Además, podemos enfriar el aire comprimido gracias a otro elemento fundamental: el intercooler. De esta manera aumentaremos la densidad del aire y obtendremos más ventajas como son un par más alto desde un rango bajo de revoluciones.

Por lo tanto el motor turbo, a diferencia del atmosférico, necesita menos cilindrada para conseguir potencia debido a que el aire que recibe entra y sale muy rápido de las cámaras de combustión.

En este video lo entenderás todo a la primera.

Mantenimiento y fiabilidad.

Lo primero de todo, dejar claro que todo motor, sea turbo o atmosférico debe tener un mantenimiento adecuado. Y sobra decir, que cuanto más escrupuloso sea mucho mejor. Pero en el caso de los turbo debe serlo más aún. El motor sobre alimentado lleva un elemento extra a tener en cuenta: la turbina. Por lo tanto, a más piezas en el motor, más piezas a mantener y más piezas susceptibles a romperse. Además, son motores que se calientan mucho más que los atmosféricos y trabajan a un ritmo más elevado. Es por ese motivo que van más reforzados.

El atmosférico está sometido a menos presión y llevando un mantenimiento adecuado es menos susceptible a roturas. El turbo no es que sea menos fiable, pero hay que tener en cuenta lo que para mí es regla de oro si tienes un coche con motor turbo.

Regla de oro. Al iniciar la marcha en frio y antes de parar con el motor caliente, mantener el coche unos minutos al ralentí para que coja o pierda temperatura. El aceite debe lubricar bien el turbo y además se debe evitar cambios bruscos de temperatura, que son los que terminan haciendo micro fisuras que terminan por romper la pieza. Tu turbo lo agradecerá y esto ayudará a prolongar su vida útil.

Potencia y downsizing.

Empezaremos por aclarar que significa “downsizing”. Es la “moda” de las marcas con los nuevos motores. Se caracterizan por tener menos cubicaje (1.0 litros), incluso sólo tres cilindros, pero dotados de turbo. De esta manera, con un motor pequeño pero con turbo podemos conseguir una potencia de 100Cv o 125Cv por ejemplo. Mientras que en un atmosférico necesitaríamos, por poner otro ejemplo, un 1.4 litros para conseguir esos 100Cv.

Realmente estamos ante una nueva generación de motores, pequeños, eficientes y con unas prestaciones más que aceptables. El turbo no es que los convierta en unos coches deportivos, ya que estamos ante un motor pequeño. Pero si conseguirá tener todas las ventajas comentadas anteriormente que tiene un coche con turbocompresor. Si además sumamos los sistemas “Start & Stop” conseguiremos reducir más aún el consumo.

Sonido.

No quería terminar esta entrada sin hablar del sonido. Un motor atmosférico siempre va a dar la impresión de que es un coche con más potencia de la que a veces pueda tener. Se caracteriza por tener un sonido más fuerte y potente y a veces eso puede engañar a quien lo oye. También habrá atmosféricos que tienen un sonido descomunal, porque realmente son motores potentes. Puedo recordar un Audi RS4 que probé en una ocasión. Un motor atmosférico y un sonido atronador. En ese caso el sonido si acompañaba a la potencia.

Los motores turbo disimulan más el sonido, pero si podrás oír el soplado del turbo por ejemplo o la válvula de descarga, cosa que también tiene muchos adeptos. El ejemplo más claro y drástico es el de la F1. Cuando los motores eran atmosféricos eran auténticos truenos. Ahora con los motores turbo, como decía Lobato, “parecen aspiradoras que apenas se oyen”.

Pero también hay casos y casos. Dando algunas vueltas en el GTR de mi amigo Miguel, de Supercars of Mike, me pude dar cuenta del estruendo que puede llegar a hacer ese V6 biturbo. Una auténtica burrada, en serio. No se puede mantener una conversación al lado del coche estando al ralentí. Así que ya sabéis, en términos generales, un atmosférico suena más que un turbo, pero no siempre es así.

Espero haber dejado claro ambos conceptos. Ante cualquier duda deja tu comentario e intentaré aclarar las posibles dudas. Lo importante de todo esto es poder aprender juntos sobre nuestra pasión.

¿Y tú de quién eres? ¿Turbo o atmosférico?

Fuente video: RRS Autos (Youtube).

¡SUSCRÍBETE A GARAJE21!
¡CONSEJOS Y REPORTAJES TE ESTÁN ESPERANDO!

Cada coche es único y ha sido construido para transmitirte una sensación. Vamos a descubrir juntos la esencia de cada vehículo.

No te enviaré Spam ni compartiré tus datos con terceros.

By |2017-02-26T04:26:50+00:00febrero 26th, 2017|Consejos y nociones básicas|3 Comments

3 Comments

  1. Héctor 26/02/2017 at 19:47 - Reply

    Hola Carlos!!! Está meridianamente clara la respuesta a la pregunta, pero si tú eres de atmosféricos, porqué tienes al Impreza GT Turbo como icono?? Anyway, yo evidentemente soy de motores turboalimentados o como me gusta llamarlos “supercharged”. Mira que he tenido coches y coches, pero ninguno como el 1M con motor 6 en línea biturbo. Como dices me encanta el soplido, pero aún más cómo trabajan uno para las bajas y el otro para las altas vueltas. Con eso tienes todo el régimen cubierto y el empuje, bestial. Un par de 450NM a partir de 1500rpm es impresionante. En cambio el RX8 fue para echarle de comer aparte y el 350Z daba miedo ver cómo se acercaban las 7000 y empezaba a temblar, y eso sólo porque tenía que cambiar de marcha como mínimo a 5000.
    En fin, sé que todo tiene sus pros y sus contras y los gustos igual. Un pedazo de artículo muy didáctico y bien explicado a la vez que resuelve dudas sobre mecánicas. No te creas que el funcionamiento del turbo me lo sabía así. jajaja, un abrazo!

    • Garaje21
      Garaje21 26/02/2017 at 22:21 - Reply

      Hola Héctor!! No es que sea de atmosféricos, pero si tengo uno. A mi los motores turbo me encantan, tienen mucho juego y te dan unas sensaciones muy buenas al volante. Me parecen muy divertidos. De ser atmosférico ya tendría que ser potente el que debería tener, jajaja!! Pero sin duda, mi próximo coche sería con turbo!! 🙂 Y ya sabes por dónde van los tiros. El 1M tiene que ser una pasada. Además tu has porbado coches con motores tan diferentes que tu juicio y opinión es muy valiosa! De un biturbo como el 1M al V6 atmosférico del 350Z. AMbos toda una experiencia sin duda!! Si el tema de mecánica veo que gusta ire haciendo más entradas de este tipo!! Un saludo!!

  2. Supercarsofmike 27/02/2017 at 22:09 - Reply

    Me encanto el articulo. Muy bien explicado todo y creo que es muy bueno para el conocimiento y entendimiento de los diferentes motores

Leave A Comment